Estar presente

Estar presente

La mayoría de los padres de familia pueden dar fe de que una de las tareas más difíciles que tienen, de esas que no dan respiro, es la de pasar tiempo de calidad con sus hijos. Lo que complica aún más las cosas es que la definición de tiempo de calidad puede variar de un padre a otro o de un niño a otro.

A mi hija mayor le gusta tener un plan a la hora de pasar tiempo juntas. Su idea de tiempo de calidad con mamá exige saber con antelación exactamente qué actividades haremos y reclama mi participación de principio a fin. En cambio, mi segunda hija se entretiene mayormente sola con sus libros y juguetes durante largos ratos. Si bien tengo que estar presente y mostrar algún interés en su mundo imaginario, ella está feliz de abstraerse en lo que esté haciendo.

Con todo, al final de cuentas, me convencí de que tiempo de calidad es simplemente estar presente para mis hijos. Se trata de una oportunidad de conocer a cada una de ellas más íntimamente y vivir su crecimiento y su desarrollo comprometiéndome activamente en ello en lugar de actuar como mera espectadora.

El tiempo de calidad no significa pasar horas y horas con cada niño individualmente ni tampoco se trata de un horario programado en que todas las actividades discurren con perfecta coordinación. Es más bien ser la madre de los niños que amo, escucharlos cuando tengan algo que decirme. Entraña sintonizar con cambios sutiles en su comportamiento y sus acciones, que indican que necesitan mi ayuda. Implica formas de comunicación que van más allá de instrucciones o reprimendas y que me permiten echar una miradita a su corazón. Requiere resistir las ganas de ponerme a lavar la pila de ropa que tengo acumulada y en cambio apreciar unos minutos más para leerles un cuento. Es un momento sagrado en el que estoy enteramente dedicada a mis hijos. Hago a un lado las exigencias y plazos de mi trabajo, aunque sea durante ese ratito.

Es una forma de adjudicar un mayor valor al futuro que estoy construyendo hoy al criar a mis hijos de determinada manera, en vez de atender los pequeños asuntos urgentes que fácilmente me ocupan la jornada.

Algún día quiero poder recordar estos años y saber que tomé decisiones acertadas al hacerme el tiempo cada día para demostrar a mis hijos cuánto los quiero y cuánto significan para mí. No hay mejor forma de hacerlo que simplemente estar presente y convertir en tiempo de calidad cualquier rato que pasemos con nuestros hijos.

Chandra Rees

Chandra Rees es autora independiente de publicaciones infantiles y madre de cinco hijos.

Más en esta categoría: « El mundo de una madre Enséñame »
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.