Plan divino para gozar de buena salud

Plan divino para gozar de buena salud

Es preferible esforzarse por conservar la salud que tener que recuperarla. Más vale prevenir que curar. Más vale valla en lo alto que hospital en el fondo del precipicio. La mejor manera de evitar enfermedades es obedecer las leyes naturales de Dios: vivir bien, comer bien, trabajar bien, solazarse bien, descansar bien, amar bien al prójimo y estar bien con el Señor. No podemos incumplir las leyes de salud de Dios o abusar de nuestro cuerpo y luego pretender estar sanos. 

Dios nos ha creado con ciertos mecanismos internos para que, si desoímos Sus preceptos, luego nos  arrepintamos. No es que Él se complazca en castigarnos o en vernos sufrir. Todo lo contrario: dispuso esas pautas de salud porque nos ama y quiere protegernos del mal. Son normas concebidas para que seamos más felices y le saquemos más provecho a la vida haciendo lo que está a nuestro alcance para mantenernos sanos y saludables. «Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis»(Juan 13:17). Dios nos creó. Él sabe lo que más nos conviene. Cuidemos bien de la obra de Sus manos siguiendo Sus normas de sentido común. Así Él nos bendecirá con una buena salud.

Etiquetado como

David Brandt Berg

David Brandt Berg (1919-1994) fue hijo de la reconocida pastora evangelista norteamericana Virginia Brandt Berg. En 1968 él, su esposa y sus hijos adolescentes iniciaron un movimiento juvenil contracultural en Huntington Beach, California. Su misión creció hasta derivar en el movimiento internacional cristiano conocido actualmente como La Familia Internacional (LFI). (Los artículos de David Brandt Berg publicados en Conéctate son versiones adaptadas del original.)

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.