Desarrollo personal

Entrada → Salida

En informática y en matemáticas, basura que entra, basura que sale describe el concepto de que el ingreso o introducción de datos deficientes o disparatados produce el egreso de datos igualmente disparatados, o sea basura. Es decir que una información que desde un principio es imprecisa o defectuosa inevitablemente conduce a resultados imprecisos y defectuosos.

Corazón intrépido

Recuerdo que de niña memoricé el capítulo 11 de Hebreos, que detallaba varias formas espantosas de morir: «Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada. Anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados. Estos hombres, de los cuales el mundo no era digno, anduvieron errantes por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra.»1

El árbol

Viví en una aldea de Tanzania en la que había un viejo árbol de aguacate (palto) que era el tesoro del lugar. Creció en medio del pueblo y sus frutos estaban al alcance de cualquiera de los aldeanos, que lo protegían y cuidaban, dado que para algunos de ellos la fruta que producía constituía la mayor parte de su alimentación diaria.

El formador del carácter

El gran evangelizador norteamericano Dwight L. Moody definía, con apabullante brevedad, la integridad y fortaleza de carácter: carácter es lo que eres en la oscuridad.

En calidad de cristianos todos queremos crecer en madurez espiritual y semejanza con Cristo. Aspiramos a ser todo lo que podamos llegar a ser con la ayuda de Él, a dejar a un lado el pecado y lo que somos en nuestros peores momentos, y sustituir esa conducta por otra que demuestre los frutos del Espíritu, entre ellos amor, bondad, benignidad y dominio propio.1

El carácter cristiano

Un factor clave para llegar a ser como Jesús consiste en cultivar un carácter a tono con Dios. El presente artículo se centrará en los rasgos que, según la Escritura, cada creyente debe emular y que son los que nos llevan a adquirir una semejanza con Cristo. Esas cualidades o rasgos de carácter cristiano se distinguen de otras, que aun siendo buenas, no necesariamente nos hacen más parecidos a Cristo. Por ejemplo, creatividad, flexibilidad, actitud vigilante, decisión y otros atributos muy convenientes, pero que la Escritura no aborda directamente, frente a otros rasgos que sí plantea, como son la fe, la amabilidad, la paciencia, el amor, la gratitud y otros.

Una vasija remodelada

Es muy fácil que los afanes de esta vida y sus muchas preocupaciones te aparten de una íntima comunión conmigo. El miedo al fracaso merma tu capacidad de poner los ojos en Mí y de tener fe en que escucho tus oraciones, en que te amo y deseo bendecirte. Anhelo levantarte, aliviar tus cargas y darte un nuevo comenzar. Quiero hacer de ti un testimonio de Mi amor.

Bueno, mejor, excelente

Te ayudo a tomar las cosas buenas de tu vida y mejorarlas, refinarlas. Pero si nunca te tomas un tiempo para reflexionar sobre ellas —tal vez por considerar que tu manera de proceder está medianamente bien y te da resultados aceptables—, no tendrás motivación para esmerarte por lograr algo mejor.

Abrazar los cambios

Siempre me han fascinado las historias de personas que cambian su vida de un momento a otro. El renombrado cirujano que se transforma en panadero; el mendigo que se convierte en magnate de Wall Street; la mamá helicóptero que se hace montañista; el matrimonio emprendedor de alto vuelo que se entusiasma con el minimalismo y viaja por el mundo con todas sus pertenencias en una maletita. Será que me consuelo con la idea de que, si alguna vez hace falta, yo también puedo cambiar.

<Page 1 of 12>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.