Desarrollo personal

Bueno, mejor, excelente

Te ayudo a tomar las cosas buenas de tu vida y mejorarlas, refinarlas. Pero si nunca te tomas un tiempo para reflexionar sobre ellas —tal vez por considerar que tu manera de proceder está medianamente bien y te da resultados aceptables—, no tendrás motivación para esmerarte por lograr algo mejor.

Abrazar los cambios

Siempre me han fascinado las historias de personas que cambian su vida de un momento a otro. El renombrado cirujano que se transforma en panadero; el mendigo que se convierte en magnate de Wall Street; la mamá helicóptero que se hace montañista; el matrimonio emprendedor de alto vuelo que se entusiasma con el minimalismo y viaja por el mundo con todas sus pertenencias en una maletita. Será que me consuelo con la idea de que, si alguna vez hace falta, yo también puedo cambiar.

Fluir con la corriente

Hace unos años participé en una obra voluntaria que operaba un comedor para estudiantes de escasos recursos. Los dos primeros años ayudé con el aseo de la cocina, la compra de provisiones y la preparación de las comidas. Me resultaba gratificante saber que contribuía a producir comidas equilibradas, deliciosas y, sin embargo, económicas. Los directivos tomaron nota de mi diligencia y me encargaron tareas de mayor responsabilidad en el manejo de los recursos económicos y la confección del menú.

La integridad de Jonatán

Siempre he pensado que el príncipe Jonatán, hijo del primer rey de Israel, es un magnífico modelo bíblico de decencia e integridad. Consideremos lo siguiente: estaba destinado a suceder en el trono a su padre, Saúl; sin embargo, el profeta Samuel ungió rey al joven David.

Encontrar nuestro nicho

El gran escritor inglés Gilbert Keith Chesterton escribió una serie de relatos sobre un párroco, el padre Brown, con gran habilidad para resolver crímenes. El humilde cura investigaba casos penales, pero procurando siempre comprender a los culpables y compadecerse de ellos.

Puedes cambiar

Tu vida puede experimentar una transformación, porque Yo cambio a todo el que se acerca a Mí buscando que Mi voluntad se cumpla en su vida. Da igual el carácter o la personalidad que hayas tenido o por cuánto tiempo hayas sido así. Si Yo creé el mundo y todo ser vivo que hay en él, ¿no te das cuenta de que para Mí es poca cosa transformar una vida y convertirla en una mejor a fin de cumplir Mis designios?

La superación es adictiva

Estoy segura de que muchos padres de todas las latitudes comparten mi aversión por tener que lidiar con las tareas escolares de sus hijos y ayudarlos a prepararse para los exámenes. Intentar calmar la ansiedad de mi hijo adolescente antes de una prueba o conseguir que desayune antes de ir a un examen clave son aspectos de mi labor como madre que estaré más que feliz de dejar atrás.

Espinas

No creo que Dios pretenda que ninguna relación sea perfecta. A mi modo de ver, Él permite que haya algunas espinas en la ecuación, factores de los que rehuimos pero que Él sabe que nos hacen bien. Te preguntarás: «¿Por qué tiene que haber diferencias, susceptibilidades, malentendidos, celos, resentimientos, complejos de inferioridad, sacrificios, discusiones, altibajos emocionales, temores, desengaños y adversidades? No parece que eso sirva para forjar una relación sólida».

<Page 1 of 12>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.