Desarrollo personal

Espiritualidad sana

¿En qué se manifiesta una relación buena y constante conmigo? Lo que determina nuestra cercanía no es la cantidad de tiempo que pasas en comunión conmigo, cumpliendo tal y cual cosa. Para saber si tu relación conmigo es la debida, tienes que juzgarla por los frutos. Una relación verdaderamente estrecha conmigo se debe notar en tu trato diario con los demás, en tu manera de lidiar con las situaciones que se te presentan, en tu escala de prioridades y en las decisiones que tomas.

Enseñanzas de los frutales

Hace poco me quedé fascinado al leer que los científicos aprendieron a crear productos más impermeables, tales como capotes y piezas de aviones, estudiando los surcos de las alas de las mariposas. Se me ocurrió que yo también podía aprender algo de la naturaleza y me puse a investigar los árboles frutales.

Como las flores

Estaba sentada en la sala de una amiga cuando me fijé en unas flores carmesí que tenía en un florero sobre la mesa de centro. Su encanto me dejó casi embelesada. Mientras contemplaba aquella hermosa maravilla tuve la impresión de oír la voz de Dios que me decía: «Quiero que seas como esas flores».

Las vides

Uno de los recuerdos más gratos que conservo de mi infancia es el de estar tendida en un banco bajo la pérgola de mi abuela, en un caluroso día de verano, mascando uvas frescas. Años más tarde, cuando me disponía a mudarme a una casa situada en un viñedo de Italia, me figuré que habría muchos cómodos bancos en los que recostarme. ¡Vaya sorpresa la que me llevé cuando arribamos a un terreno de aspecto árido! De las raíces de las vides asomaban apenas unas cepas minúsculas, peladas. Me explicaron que cada año, después de la cosecha, las vides se podan prácticamente a ras de suelo con el fin de mejorar su rendimiento. El campo no se veía muy bonito, pero era fructífero.

Probar el fruto

Hace unos años publicamos en Conéctate una serie especial sobre lo que Pablo llamó, en su Epístola a los Gálatas, «el fruto del Espíritu»1. Dedicamos un número de la revista a cada fruto, a saber: amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio2. Ahora bien, en ningún momento se exploró el concepto mismo de fruto. Eso es precisamente lo que haremos en el presente número.

De trivial a sublime

Una de mis novelas preferidas es El caballo y su niño, de C. S. Lewis. Se trata de uno de los siete libros de la saga Las Crónicas de Narnia. Aravis, la heroína, es una princesa que intenta huir de un matrimonio arreglado con un tipo detestable pero que ostenta un alto cargo. Con ella se fugan también unos amigos a los que acaba de conocer. No son familiares, pero deciden viajar juntos por seguridad. Su destino es la misteriosa tierra de Narnia.

Sorpresas

Hay veces en que la vida transcurre plácidamente, tienes una idea clara del rumbo que siguen tus asuntos, estás progresando y de golpe… ¡sorpresa! Se produce un vuelco total. Algo te obliga a cambiar y te empuja en otra dirección. Todo el panorama se altera.

El secreto para progresar cada día

La mejor forma de asegurarte de que estás haciendo progresos es esforzarte a diario por dar algún paso hacia adelante, por avanzar en algún aspecto en que te has propuesto mejorar. Niégate a vegetar o a estancarte. Mantén vivo tu entusiasmo acometiendo nuevas empresas. Prueba algo nuevo, aprende algo nuevo, haz algo nuevo.

<Page 5 of 12>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.