El fruto ejemplar: la bondad

El fruto ejemplar: la bondad

Se supone que los cristianos han de ser buenas personas. Es más, muchos que no son creyentes esperan más de los cristianos de lo que se exigen a sí mismos o a cualquier otra persona. El propio Jesús dijo a Sus primeros seguidores: «Ustedes son la luz del mundo, como una ciudad en lo alto de una colina que no puede esconderse. Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa. De la misma manera, dejen que sus buenas acciones brillen a la vista de todos, para que todos alaben a su Padre celestial»1. Eso no significa que debamos actuar como santitos y creernos mejores que los demás. No es esa la bondad que nos inspira Jesús, sino una benevolencia que brota del corazón y que se expresa por medio de la sinceridad, la empatía, el espíritu de servicio y de múltiples otras formas.

Lamentablemente, los cristianos a veces tenemos el concepto erróneo de que eso implica perfección, estado que como es natural nadie ha alcanzado ni puede aspirar a alcanzar. Mucho más aconsejable es hacer lo que buenamente podamos, admitir nuestras faltas y errores con humildad y franqueza, y dar al Señor toda la gloria por cualquier acto bueno que realicemos. Ese es el concepto que tiene Dios de la bondad.

Limítate a hacer lo que esté a tu alcance y confía en que Él se encargará del resto, y verás que Su bondad se manifestará a través de ti.

* * *

Santos pecadores

El concepto que tiene Dios de la bondad suele diferir bastante del nuestro. El rey David tramó la muerte de un hombre para quedarse con su esposa. No obstante, reconoció su pecado y cifró toda su esperanza en el amor, la misericordia y el perdón divinos. Como se arrepintió sinceramente y manifestó aún más amor al Señor a raíz de lo que sufrió, Dios lo llamó un varón conforme a Su corazón, es decir, de Su agrado2. Dios tomó a un fanático perseguidor de los primeros partidarios de Cristo y lo convirtió en uno de los más grandes cristianos de todos los tiempos: el apóstol Pablo3. Jesús tomó a una prostituta poseída por el diablo —María Magdalena— y la transformó en una de Sus más apreciadas seguidoras4.

El concepto que tiene Dios de la bondad contrasta con la imagen de la perfección inmaculada. A los ojos de Él, el bueno es el pecador que reconoce no tener justicia propia y por tanto depende totalmente de la bondad divina. Esos son los únicos santos que existen; ¡no hay otros!

David Brandt Berg (1919–1994)

(El fruto ejemplar: la bondades un extracto del libro Los dones de Dios, de la colección Actívate.)

1. Mateo 5:14–16 (NTV)
2. V. 2 Samuel 11; Salmo 51; 1 Samuel 13:14
3. V. Hechos 9:1–16
4. V. Lucas 7:36–50; 8:2,3

Podcast

Etiquetado como

Rafael Holding

Rafael Holding es escritor. Vive en Australia. 

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.