La paz de Dios

La paz de Dios

Paz interior

La paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Filipenses 4:7

Si no tenemos paz en el alma, el consuelo ajeno no nos hará más bien que un calzado de oro a un pie gotoso. John Bunyan (1628–1688)

La paz no proviene de la ausencia de conflictos, sino de la presencia de Dios. Anónimo

El estrés, las presiones y la confusión de la vida diaria a veces nos agobian. No obstante, en cualquier momento podemos hacer una pausa y acceder a la presencia de Dios por medio de la oración, para encontrar serenidad y renovar nuestro ánimo. Perlas de Sabiduría

No te inquietes, pobre corazón convulsionado,
que la paz es señal clara de que Dios nos sonríe.
Su amor enmienda todo error, calma todo altercado.
Ama y vuelve a amar, siempre con espíritu apacible.
Edith Willis Linn Forbes (1865–1945)

Jesús dormía en la barca. Las olas se encrespaban, el viento rugía, y la tormenta azotaba la pequeña embarcación. Sus discípulos estaban asustados: tenían miedo del viento y de las olas, y temían por su vida. Se acercaron a Jesús y lo despertaron, rogándole que los salvara. La solución estaba en Su poder. Ordenó a la mar: «Calla, enmudece», y hubo paz. El viento cesó, y sobrevino una gran calma1. Sea lo que sea que nos turbe, también nosotros podemos hallar paz si acudimos a Jesús. Marge Banks

Deja que Mi Espíritu descienda sobre ti y te colme de paz. Deja que fluya en tus pensamientos, se amalgame con tu espíritu y te infunda fuerzas. Jesús2

Paz con quienes nos rodean

Vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros. 2 Corintios 13:11

Todos desean la paz; mas pocos se ocupan de aquello que atañe a la paz. Tomás de Kempis (1380–1471)

Las obras de amor son siempre obras de paz. […] La paz comienza con una sonrisa. Madre Teresa (1910–1997)

Al decir: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo»3, Jesús nos dio la clave de la felicidad y la armonía. Cabe recordar que el prójimo es todo aquel que el Señor pone en nuestro camino.

Cuando las personas no se tratan mutuamente con amor, los conflictos no se hacen esperar. No es aventurado afirmar que muchos de los males que afligen al mundo de hoy tienen su origen en la falta de amor a Dios y a los semejantes. Aun en una sociedad tan compleja y desorientada como la actual, el sencillo amor a Dios y al prójimo sigue siendo la solución. Si amamos a Dios, podemos amarnos entre nosotros y seguir las normas divinas que nos brindan vida y libertad y hacen posible que alcancemos la felicidad. 
David Brandt Berg (1919–1994)

A veces te resulta difícil portarte bien, sobre todo con las personas que no han obrado rectamente contigo. Pero Yo no dije: «Trata a los demás como ellos te tratan». Mi código de conducta está muy por encima del concepto habitual de lo que es justo. Quiero que vivas en un plano más elevado. Cualquiera puede portarse bien con quienes lo tratan bien. Sin embargo, quien es capaz de portarse bien con los que lo tratan mal tiene para Mí más mérito y goza de más bendiciones. Jesús

Paz en un mundo atribulado

Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Mateo 5:9

Aguardamos con ilusión el día en que el poder del amor sustituirá al amor al poder. Entonces nuestro mundo conocerá las bondades de la paz. William Gladstone (1809–1898)

La paz no es una relación entre naciones. Se trata de una actitud que proviene de la serenidad del alma. La paz no es simplemente la ausencia de guerra. Es también un estado de ánimo. La paz duradera solamente está al alcance de los pacíficos. Jawaharlal Nehru (1889–1964)

Rogad por los que sufren en este momento los horrores de la guerra. Necesitan vuestras oraciones, y cada uno de ellos me necesita a Mí, el Príncipe de Paz. Jesús

Paz con Dios

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. Romanos 5:1

«El temor [reverente] del Señor es seguridad inexpugnable; Sus hijos tendrán en Él refugio»4. He prometido ese refugio a todos los que creen. No obstante, pocos se aventuran a entrar en él. Te digo, amado Mío, que te retires y entres en Mi refugio, que te ampares bajo Mis alas. Conocerás así Mi amor y Mi paz. Jesús

*

Para tener en tu corazón la paz de Dios, invita a Su Hijo, Jesús, a morar en ti. Él dice: «Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye Mi voz y abre la puerta, entraré»5.

Jesús, te ruego que vengas a mi vida y me des Tu paz. Perdona mis ofensas y ayúdame a conocerte mejor y hablar de ti a los demás. Amén.

1. V. Marcos 4:35–41
2. Las palabras que se atribuyen a Jesús y que no van seguidas de una referencia bíblica son extractos de mensajes recibidos directamente de Él por personas que estaban en oración
3. Mateo 22:39
4. Proverbios 14:26 (JER)
5. Apocalipsis 3:20 (NVI)
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.