Mejoras viales

Mejoras viales

Tardó una barbaridad. Durante meses sufrimos desvíos y demoras. Los atascos provocados por las obras eran tan enormes que yo evitaba circular por ahí siempre que podía. A veces la congestión era tan grande que pensaba: «¡Ojalá no se hubieran propuesto mejorar las vías en esta zona!» Después de soportar cierres de calles, áreas de trabajo y largas demoras durante lo que me pareció una eternidad, esta mañana me encontré conduciendo por un tramo nuevo de calzada lisa. ¡Estaba tan contenta!

La vida también es así, ¿no es cierto? Nos acostumbramos a ciertos itinerarios y rutinas. Aunque a veces son problemáticos, nos los conocemos al dedillo y nos resultan cómodos. Esquivamos los baches casi si pensarlo; pero luego nos molestamos con los que no conocen bien la trillada ruta por la que transitamos y no saben obviar sus obstáculos. Finalmente aparecen las grandes máquinas y los conos anaranjados, y nos damos cuenta de que es hora de cambiar y de que está por producirse una mejora, que tal vez hubiera debido llegar mucho antes.

Al igual que el mejoramiento de la red caminera a cargo del Ministerio de Transporte, la obra de Dios en nuestra vida no se produce de la noche a la mañana. Cuando llega la hora de hacer una ampliación, una repavimentación o una carretera completamente nueva, se necesita mucho valor para dejarse guiar por Él hacia un nuevo lugar.

En muchos casos da la impresión de que los preparativos durarán para siempre, hasta que llega el día esperado y nos ponemos en camino. Después de unas cuantas curvas y contracurvas, es todo plácida conducción hacia el lugar que Dios ha dispuesto para nosotros. Las rodadas, los baches, los huecos, los obstáculos y las demoras quedan atrás. Tal vez nos tome algún tiempo acostumbrarnos a la nueva ruta, pero bien vale la pena.

Cuando estamos a punto de emprender algo —o si ni siquiera hemos llegado a esa fase y todavía estamos estudiando las diversas opciones—, viene bien pensar en la analogía de las mejoras viales. ¿Está Dios preparando algo nuevo? Esas demoras que ponen a prueba nuestra paciencia ¿significan que está por acontecer algo que nos allanará el camino?

Encaremos el futuro con pasión y expectativa. En lugar de quejarnos por las vías estropeadas o por las contrariedades que traen aparejadas los cambios, fijemos la vista en lo que nos aguarda más delante. Si bien la vida tiene sus altibajos, sus paradas y arranques, al final nos volvemos a encontrar recorriendo tranquilamente el camino que la Providencia nos ha trazado.

Podcast

Joyce Suttin

Joyce Suttin

Joyce Suttin es educadora, escritora y frecuente colaboradora de la revista Activated. Vive con su esposo en San Antonio (Texas) y realiza un apostolado en línea para el cual selecciona pasajes, prepara textos para edición y redacta artículos de carácter inspirativo.

Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.