Vida

Del amargor a la dulzura

El ruido de la batidora me atrajo a la cocina. Encontré a mamá trabajando y me puse a observarla. Era mi oportunidad de averiguar qué le ponía a la torta de chocolate que le quedaba tan rica. Como era de esperar, había chocolate de repostería. Tomé un trocito que se había desprendido de la barra y me lo puse en la lengua para que se disolviera. ¡Era amargo! Estudié los demás ingredientes que había sobre la mesa. Una taza de leche cortada. ¡Qué asco! Ni soñando iba a agregar mamá eso a la torta, ¿o sí? Tal como me temía, lo hizo, y también echó un poco de aquel espantoso bicarbonato de sodio que me había obligado a tomar la última vez que había tenido acidez estomacal. ¿Cómo podía resultar rica una torta hecha con esos ingredientes? Mamá me sonrió y me dijo que esperara a que estuviera lista.

Como el juego de Tetris

Soy aficionada al Tetris, un videojuego en el que hay que ir completando líneas con figuras geométricas. Me gusta porque puedo planearlo todo de antemano viendo las piezas que van a salir, y a medida que descienden las voy colocando en el lugar que corresponde. Así disminuyo la altura de las que están amontonadas abajo. Al menos esa es la idea.

Mi vida. Mis decisiones. Mi futuro.

Probablemente conoces algunas de estas sentencias populares:

El mundo es tu ostra.
No hay límites.
La palabra imposible no forma parte de mi vocabulario.
Nunca te des por vencido.

El don de la carencia

El año pasado fue duro. No terrible, pero estuvo plagado de contratiempos. Nuestra familia debió hacer frente a una serie de dificultades laborales, económicas y de salud. Tengo la esperanza de que este año las cosas mejoren en esos aspectos. Con todo, quisiera contar lo que Dios me está enseñando en estos momentos, porque esos retos me han reportado algunos beneficios asombrosos.

Cuestión de tiempo

Imagínate por un instante que pudieras retroceder en el tiempo y revivir cualquier momento que quisieras de tu vida. ¿Qué decisiones no volverías a tomar de la misma manera? ¿Qué momentos específicos querrías disfrutar de nuevo? ¿Con qué personas pasarías más tiempo?

Reyes y reinas

Hace unos años se puso de moda una canción sobre la necesidad de remediar todas las injusticias de la sociedad. No recuerdo exactamente la letra, pero en esencia decía: «Si yo fuera rey del mundo, haría las cosas de otra forma». No habría más guerras, ni odios, ni sufrimiento, ni ninguna de las calamidades que aquejan a nuestro planeta.

Hacer balance

No me imagino que una planilla de Excel suscite entusiasmo o alegría, como no sea en los más tenaces oficinistas. Desde luego no en mi caso.

Muy a pesar mío esta semana tuve que hacer modificaciones importantes en una de nuestras planillas. Tenía que añadir funciones tales como un cálculo automático de los artículos egresados durante el mes y del inventario restante, un desglose de los artículos en stockpor categorías, etc. ¡Uy, qué ilusión!

Mi Beethoven inolvidable

Cuando mi padre me hizo escuchar por primera vez la Sinfonía n.º 6 de Beethoven1 —algo que repitió muchas veces— sin duda su intención era contagiarme su entusiasmo por la música clásica.

<Page 4 of 12>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.