Vida

Comer, orar y permanecer juntos

En nuestra familia, no hace mucho, cada uno tenía un horario distinto, y eso no nos permitía comer juntos con mucha frecuencia. Me dio la sensación de que nos estábamos alejando unos de otros, sobre todo después de visitar a un amigo italiano que me enseñó lo bello que puede ser sentarse juntos a la mesa.

Necesidades diarias

De las oraciones que elevó Jesús, uno de los fragmentos más repetidos es: «Danos hoy nuestro pan de cada día»1. Es lógico que así sea, pues en el mundo material en que nos desenvolvemos la comida es vital. Sin embargo, por extraño que parezca, dentro del padrenuestro es la única alusión a nuestras necesidades físicas. El resto son alabanzas a Dios y peticiones de dones o bendiciones espirituales que nos permitan agradar y servir mejor a Dios. Al incluir una petición de carácter material, Jesús reconoce que vivimos en el mundo natural e indica que Dios desea satisfacer nuestras carencias en esa esfera.

Somos vencedores

Tendemos a admirar a las personas que se superan, que vencen sus miedos y salen ondeando la bandera del triunfo luego de una dura lid. De ahí que nos inspiren los ejemplos de Nairo Quintana, joven ciclista de extracción humilde que con fe y esfuerzo fue el primer latinoamericano en ganar el Giro de Italia; el equipo de fútbol de Costa Rica, que sorprendió derribando a gigantes en el último mundial; Malala Yousafzai, la joven paquistaní que con lacerante sufrimiento y valentía ha defendido el derecho a la educación de las niñas de su país. ¡Y cuántos más!

La alegría no va incluida

Los avisos publicitarios suelen presentar más que el artículo que pretenden vender. Una propaganda de una piscina inflable bien puede mostrar una familia feliz chapoteando en ella. ¿Acaso la piscina te garantiza que tendrás una familia feliz?

Vivir nuestro sueño

—¡Necesito dinero, mucho dinero! —suspiró profundamente mi amigo mientras revolvía su café en el comedor de diario de nuestra cocina.

—¿Para qué? —le pregunté algo sorprendido.

Una alternativa viable

Conocí a Iván en 1995 mientras acopiaba ayuda humanitaria en Italia para los campamentos de refugiados de Croacia y Bosnia. Recuerdo su sonrisa y cálido apretón de manos.

Pasaron varios años hasta que lo volvimos a ver. Nos llamó para ofrecernos unas cajas de ropa que había reunido. Fuimos a su casa a recogerlas y allí conocimos a su mujer, Francesca, y sus dos hijos. Desde entonces nos hemos mantenido en contacto y todos hemos aprendido mucho de nuestra relación y amistad.

El dinero no puede comprarme amor

Con el éxito alcanzado en los años 60 por la canción Can’t Buy Me Love  (El dinero no puede comprarme amor), los Beatles capitalizaron una verdad sencilla y antigua. La letra muy bien podría haber dicho: «El dinero no puede comprarme la verdad, ni la felicidad, ni la paz interior». Esos valores tampoco estaban a la venta entonces, ni lo estarán nunca. Pese a ser una verdad muy simple, no es fácil vivirla.

Vivir el hoy

Alguien dijo que el día de hoy es una maravillosa oportunidad flanqueada, como Jesús en la cruz, por dos ladrones: ¡ayer y mañana! Hoy, este día, es una de las cosas más valiosas de todas las que se te han concedido.

Puedes lograr casi cualquier cosa si no te preocupas sino por el día de hoy. La Palabra de Dios dice: «Como tus días serán tus fuerzas»1. Cada mañana mira hacia arriba, toma la mano de Jesús y di: «Hoy confiaré en Ti. Hoy, con Tu ayuda, caminaré paso a paso a Tu lado, y me guardarás en completa paz».

<Page 7 of 12>
Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.