Al son que me toquen, bailo

Al son que me toquen, bailo

El violinista en el tejadoes una famosa película musical que contiene valiosas enseñanzas sobre cómo lidiar con los cambios. La trama se desarrolla a principios del siglo XX, y trata de una familia judía sumida en la pobreza que sufre persecución religiosa en el sur de Rusia. El padre, Tevye, se queja de tener cinco hijas y ningún hijo varón, distribución nada ideal en una granja. Para colmo, sus tres hijas mayores toman por maridos a hombres que él no aprueba. Uno de ellos es un goy ortodoxo. A lo largo de la película, cuando surgen conflictos o se avecinan cambios, se le aparece en visión un violinista en un tejado.

Al final la familia —y toda la comunidad judía— se ve obligada a abandonar su aldea en pleno invierno. Cada familia emprende la marcha hacia la casa de algún pariente en un lugar lejano del orbe. Tevye no tiene más remedio que vender su viejo caballo, que tiene mal un casco, y tirar él mismo de la carreta que contiene sus escasas pertenencias, seguido de su mujer y sus dos hijas menores. En ese momento vuelve a aparecer el violinista tocando alegremente su instrumento. Al principio Tevye rechaza la visión; casi la maldice. Pero al cabo de unos momentos cobra ánimo y comienza a caminar con renovado ímpetu al ritmo de la canción del violinista.

Las enseñanzas de la película trascienden el tiempo y el espacio. Los cambios se tornan más fáciles cuando nos rendimos a ellos en lugar de resistirlos. Nuestra vida está llena de obstáculos e inclusive de persecuciones. Tropezamos con dificultades y cambios en nuestras relaciones, carrera, vida familiar, salud, aspecto físico, energías y un sinfín de cosas más.

El matrimonio y los hijos pueden alterar tremendamente nuestro estilo de vida. A partir de ese momento tenemos que pensar en los sentimientos y emociones de la otra persona, en lo que le agrada o desagrada, cuidar de él o ella, aunque haga cosas que nos duelan, y perdonar una y otra vez. Cuando llegan los niños nos vemos obligados a abandonar ciertas aspiraciones a cambio de pañales, falta de sueño, preocupaciones y bastante menos libertad para dedicarnos a lo que nos gusta.

Pero como dice un viejo adagio: «Al son que me toquen, bailo». Romanos 8:18 reza: «Las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse». Y Jesús dijo: «En el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque Yo he vencido al mundo»2.

1. Música de Jerry Bock, letras de Sheldon Harnick
2. Juan 16:33 (NTV)

Podcast

Rosane Pereira

Rosane Pereira

Rosane Pereira es brasileña. Desde 1975 ha sido misionera de carrera junto con su difunto esposo, Carlos Córdoba. Tiene ocho hijos y cinco nietos. Es profesora de inglés y español, traductora y escritora. Es asimismo socia de Interconnect, pequeña empresa que vincula la traducción y el aprendizaje de idiomas con el turismo y el ecoturismo en la zona de Río de Janeiro.

Copyright 2021 © Activated. All rights reserved.