¿Es cierto que hay gente que lo tiene todo?

¿Es cierto que hay gente que lo tiene todo?

Pregunta: ¿Por qué da la impresión de que algunas personas llevan vidas de ensueño? Tienen magnífica presencia, gozan de estupenda salud, poseen grandes habilidades y están siempre rodeadas de amigos. Mejor dicho, lo tienen todo, mientras que otros por lo visto adolecen de un sinfín de defectos y sufren innumerables reveses.

Respuesta: A primera vista, muchas cosas no parecen justas o equitativas. Sin embargo, gran parte de lo que sucede en la vida de una persona pasa inadvertido a los demás. 

Según las sabias palabras del rey Salomón: «Todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora» (Eclesiastés 3:1). No todos pasan por las mismas dificultades al mismo tiempo; pero a la larga, a todo el mundo le toca su turno.

Ninguna vida alcanza su plenitud sin un toque de sufrimiento, pesar y contrariedades. Dios dispone que todas las personas se enfrenten a algunas dificultades para enseñarles a superar obstáculos. Quiere que lleguemos al punto en que, agotados todos nuestros recursos, ya no podamos más y acudamos a Él. Así descubrimos Su enorme poder. Pero para llegar a ese punto hay que verse en una situación desesperada. Por eso, si al observar a otros te parece que la suerte los ha favorecido, ten la seguridad de que esas personas tienen también su cuota de aprietos y apuros.

También es importante recordar que Dios suele ver las cosas desde una óptica distinta de la nuestra. A nosotros nos parece que una persona ha sido más favorecida por el hecho de tener una vida fácil y sin preocupaciones, con menos contratiempos, dolencias, etc. Sin embargo, las bendiciones divinas muchas veces vienen camufladas como estorbos y reveses. Él prefiere que tengamos una vida plena a una vida fácil. Desea que nuestra existencia sea rica en fe, en profundidad espiritual, comprensión, amor abnegado, fuerza interior y ternura. Todos esos tesoros espirituales derivan de una relación íntima con Él y suelen ser el fruto de intensas pruebas y sufrimientos o de haber superado grandes dificultades. Esa relación y la madurez espiritual que trae aparejada nos conceden una dicha profunda y duradera.

¿Preferirías tenerlo todo a costa de una vida de satisfacción, plenitud y alegría?

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.