La dorada medianía

La dorada medianía

¿Se han dado cuenta de que es raro encontrar a alguien que, con el corazón en la mano, te diga que lleva una vida equilibrada? Es decir, que mantiene un sano equilibrio, un justo medio, entre el plano laboral, familiar y espiritual, y entre sus quehaceres cotidianos y sus necesidades personales? El antiguo ideal griego de la dorada medianía.

Todos aspiramos a una vida que no nos obligue constantemente a atiborrar una actividad más en un calendario ya de por sí sobrecargado; una vida que no nos apriete y nos exija explicarles por enésima vez a los niños que en este momento no podemos estar con ellos. Anhelamos una existencia que nos deje tiempo para la familia y los amigos, y tiempo también para Dios. Todos queremos tener la posibilidad de hacer las cosas importantes sin andar siempre apresurados y rebasados por las obligaciones. En suma, quisiéramos que todo aspecto de nuestra vida obtuviera el tiempo y atención adecuados.

Siendo realistas, sin embargo, cada aspecto de nuestra existencia nos demanda más de lo que somos capaces de dar. Es probable que cada uno podríamos fácilmente dedicarnos de lleno a ser padre o madre o cónyuge, o consagrarnos de sol a sol a nuestro trabajo, estudios o a otras actividades y aun así quedar insatisfechos por considerar que no estamos dando la talla en ninguno de esos aspectos.

En última instancia la vida radica en las decisiones que tomamos. Teniendo en cuenta que uno no es sino una persona, que por su cuenta debe cumplir lo que a cinco les costaría harto trabajo, es vital priorizar las necesidades y exigencias que le reclaman a uno tiempo y energía.

Lo mismo se aplica a nuestra salud. En muchos casos llevar una vida sana es cuestión de tomar con regularidad decisiones atinadas en cuanto a alimentación y ejercicio. En este aspecto tampoco podemos tener soberanía de todo, pero sí podemos esforzarnos por hacer algunas cosas esenciales que nos mantengan robustos y con las defensas altas.

Lo bueno es que tenemos a Dios de nuestra parte. Nos ha otorgado un cuerpo extraordinariamente resiliente, con mecanismos de alerta y de defensa incorporados. Amén de ello, nos ha dado el sentido común y la experiencia colectiva de hombres y mujeres de ciencia. Incluso, si se lo pedimos, nos puede dar clarividencia e ideas personalizadas para nuestra singular situación.

Empecemos, pues.

Podcast

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso —que firma algunos artículos con el seudónimo de Gabriel Sarmiento— es director de la revista Conéctate. Tiene una larga trayectoria como traductor e intérprete. Es además profesor, locutor, redactor de artículos motivacionales y escribe poesía. Ha vivido en tres continentes y desde hace 40 años es misionero voluntario de La Familia Internacional. En su cuenta en Twitter publica noticias, frases y reflexiones: @gabiconectate.

Más en esta categoría: « Tres vidas Las estaciones de la vida »
Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.