Estrés

Una vía de escape

En un episodio de la serie original de Viaje a las estrellas que salió a la luz en 1968, la tripulación de la nave Enterprise se topa con una especie intergaláctica cuya vida transcurre a un ritmo mucho más rápido que la de sus equivalentes humanos. Pero eso tiene su precio.

Maga en la cocina

Se me suele oír haciendo ruido con las ollas en la cocina. Doy portazos. Hago sonar la loza cuando la guardo. Con gran estruendo coloco la olla de hierro sobre el quemador. Mamá está en la cocina, y todos saben que es mejor quedarse fuera hasta que termine.

La estrellita blanca

Llegaba a su fin otra jornada ajetreada y extenuante. La frustración y la fatiga me pesaban. Eran el resultado de una combinación de factores como mis problemas con mi veleidoso ordenador, el cielo gris, la llovizna, los vientos helados, la exasperación por haber quemado el pollo que preparaba para cenar y una docena más de incidentes fastidiosos.

Dos escenas de mi vida

Primera escena

El crujido de metal contra metal hizo que me diera un vuelco el corazón. Tenía prisa. Iba saliendo de mi plaza de estacionamiento en marcha atrás y, si bien miré rápidamente la ubicación de los demás automóviles, no caí en la cuenta de que había una camioneta aparcada en un espacio poco común.

Nuestra constante

Prácticamente todas las personas de mi edad con las que hablo coinciden en que el mundo de hoy es muy distinto del que conocieron nuestros padres y abuelos. Lo curioso es que esa sensación no es exclusiva de nuestra generación. «El incremento de las enfermedades nerviosas está vinculado a las mayores exigencias que nos impone la vida moderna», afirmaba un artículo publicado a fines del siglo xix1. «Los días de ensueño y serenidad desaparecieron —se lamentaba William Smith hace cerca de 130 años—. En las prisas y el ajetreo de la vida moderna […] se echa en falta la quietud y el reposo de la época en que nuestros antepasados, una vez terminada la labor del día, se relajaban»2.

Desaceleremos

Los libros en la estantería tienen títulos parecidos: Relaje el ritmo de su vida, La cultura de la velocidad, El ritmo de la vida moderna: ¿a qué precio? La mayoría de la gente coincide en que la vida contemporánea es muy acelerada, y sufrimos las consecuencias en forma de estrés y otros males. Podría parecernos que la vida era mucho más sencilla hace cien años; pero los cambios que se estaban produciendo en aquel entonces ya eran motivo de preocupación para la gente de la época. Así lo atestiguan los siguientes extractos:

Alivio del estrés

¡Cuántas veces, habiendo alcanzado por fin un estado de plácido contentamiento, ansiamos poder colgar en la puerta un letrero de No molestar!

Lógicamente no podemos evitar las interrupciones ni las situaciones estresantes; pero dice la Biblia que, cuando se presentan, Dios puede concedernos paz interior. «Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en Ti persevera, porque en Ti ha confiado»1. Si acudimos a Jesús, Él nos infunde paz. Si pasamos ratos orando y conversando con Él, leyendo Sus palabras o siquiera pensando en Él, dice la Biblia que Él nos lo gratifica con serenidad de espíritu.

Silencio creativo

La India, donde vivo yo, es un país de extensas tierras de labranza, grandes montañas cuyos picos tocan el cielo y anchos ríos que discurren perezosos entre las peñas. Si bien la tierra es tan apacible como lo ha sido siempre, muchos de sus habitantes viven estresados, como en otras partes del mundo.

<Page 2 of 5>
Copyright 2019 © Activated. All rights reserved.