El secreto del Maestro

El secreto del Maestro

Este año hemos sido testigos de un trance inédito en nuestra vida: una proporción sin precedentes de la población mundial se ha visto gravemente afectada por la crisis de salud producto del COVID-19. Muchos todavía no se reponen y sufren aún las repercusiones de la pandemia.

Los que combatieron heroicamente la enfermedad en primera línea y siguen prestando servicios vitales, tuvieron que lidiar con niveles inimaginables de estrés. Con ellos mantenemos una enorme deuda de gratitud. Mientras tanto, los millones que tuvieron que recurrir al teletrabajo desde su casa descubrieron en términos generales que las presiones a las que antes estaban sometidos no se redujeron; es más, en muchos casos se incrementaron. Todo lo vivido ha sido particularmente arduo para quienes tuvieron que despedirse por anticipado de seres queridos o para quienes perdieron sus trabajos y sus ingresos como consecuencia del cierre de empresas y de una tambaleante economía. Finalmente, con la clausura de las áreas de juego, los parques de diversiones y las playas, muchos niños no pudieron disfrutar de un asueto libre de exigencias escolares como hubieran querido.

Ya con el ocaso del año a la vista, podemos empezar a hacer un balance de todo lo vivido los últimos meses. Dudo que alguien asocie el 2020 con un río largo y parsimonioso. No ha sido un año extraordinario en el sentido tradicional, pero sí ha sido un tremendo año para aprender a encarar la adversidad. A cada uno de nosotros, en nuestras circunstancias particulares, le ha tocado hacer frente a temores relativos a la salud, el bienestar de la familia y los seres queridos, la interrupción de sus estudios, el desempleo, además de miedos motivados por la economía y la soledad. O por lo menos hemos tenido que arreglárnoslas con ingeniosidad para no enloquecer en el encierro. Es de esperar que a su momento podamos mirar en retrospectiva y ver cuánto hemos mejorado y progresado como personas.

Jesús sabía de momentos estresantes. El evangelio de Marcos describe un sábado recién iniciada la misión de Jesús, poco después que Juan lo bautizara. Empieza la jornada pronunciando un sermón en la sinagoga de Cafarnaúm, tras lo cual expulsa a un espíritu impuro. De ahí entra en la casa de Su discípulo Pedro, y se le informa que la suegra de este yace enferma con fiebre: también la sana a ella. Por si fuera poco, esa tarde cura a todos los enfermos o dolientes de la ciudad.1 Vale decir que un día así no era nada fuera de lo corriente para Jesús; basta con leer los evangelios para corroborarlo.

¿Cómo lograba manejar tanta presión? El secreto estriba en el siguiente versículo: «Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar.»2 Aunque muy posiblemente estaba exhausto, reconocía que su necesidad de renovación espiritual era mayor que la de reposo físico.

El presente número de Conéctate ofrece una mirada profunda sobre el tema y consejos prácticos para cualquiera que brega con el estrés y el excesivo atareamiento. Entre otros, contiene un excelente artículo sobre administración de tiempo (págs. 4-6). No olvidemos, sin embargo, los aspectos espirituales indispensables para llevar una vida balanceada y que conduzca a un éxito legítimo, primordialmente la oración y una relación con nuestro Padre.

Que Dios los guarde, a ustedes y a sus cercanos, bajo la sombra de Sus alas y los siga guiando por la senda de la vida.

1. Marcos 1:21-34.
2. Marcos 1:35 (NVI)

Podcast

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso

Gabriel García Valdivieso —que firma algunos artículos con el seudónimo de Gabriel Sarmiento— es director de la revista Conéctate. Tiene una larga trayectoria como traductor e intérprete. Es además profesor, locutor, redactor de artículos motivacionales y escribe poesía. Ha vivido en tres continentes y desde hace 40 años es misionero voluntario de La Familia Internacional. En su cuenta en Twitter publica noticias, frases y reflexiones: @gabiconectate.

Copyright 2020 © Activated. All rights reserved.