Activated Magazine Online

¿Qué nos reporta la meditación?

Si bien nos alojamos en cuerpos físicos, somos seres espirituales que tienen vida en el plano espiritual. La meditación nos pone en contacto con los elementos inmateriales.

*

Lo que en un momento dado ocupa nuestro pensamiento o impulsa nuestros actos no es necesariamente todo lo que hay. La meditación nos recuerda que en la vida hay mucho más que no se percibe con los sentidos.

*

La meditación nos ayuda a poner en orden nuestra escala de prioridades. Tomar distancia de las actividades cotidianas, aunque sea por escasos minutos, nos ayuda a tener una visión más objetiva.

*

La meditación rinde beneficios físicos, sobre todo para el sistema nervioso. El estrés y la tensión perjudican la salud. Entre otras cosas, aumentan la presión arterial y aceleran el envejecimiento. Cabe deducir, entonces, que el alivio del estrés conduce a un mejor estado de salud. El reposo mental tiene un efecto profundo sobre la actividad cerebral, lo que se traduce en una reducción del ritmo cardíaco, de la presión arterial y de las hormonas causantes del estrés. Los beneficios para el sistema nervioso son temporales, pero la práctica habitual de la meditación tiene efectos bastante permanentes.

*

Nuestra relación con Jesús se fortalece cuando centramos la atención en Él. De la misma forma que necesitamos pasar ratos a solas con nuestros seres más queridos, Él también quiere estar a solas con nosotros.

*

Cuando nos acercamos a Jesús por medio de la meditación, Él nos hace olvidar temporalmente nuestros problemas y preocupaciones y nuestros pensamientos sobre ellos. Después, cuando tenemos que volver a abordar esos problemas, a Él le resulta más fácil comunicarnos Su parecer y brindarnos soluciones que no habíamos podido hallar solitos.

 

Meditar

Por simple definición, meditar es aplicar con profunda atención el pensamiento a algo. Muchas veces se relaciona la meditación con ejercicios espirituales o con la veneración a Dios. En pocas palabras, consiste en concentrarse en una sola idea o imagen mental y excluir todo lo demás.

La meditación se practica en todo el mundo de diversas maneras. Si bien es la piedra angular de las religiones de la Nueva Era, se encuentran también formas de meditación en las religiones mayoritarias, entre ellas el cristianismo, el judaísmo, el islam, el budismo y el hinduismo. Los siguientes artículos ahondan en el tema de meditar en Jesús mientras se ora, lo que podríamos llamar oración meditativa.

 

El gurú supremo

Jesús es el máximo guía y maestro espiritual. Cuando meditas en Él, Su luz y amor te envuelven. Meditar en Jesús y en Su Palabra te produce los mayores éxtasis, genera el mayor traspaso de energía espiritual que pueda haber. Más aún, contribuirá a transformarte en el ser espiritual que estás destinado a ser, pues cada vez que estableces ese vínculo, participas de Su naturaleza divina y te vuelves más como Él.

 

Palabras para meditar

En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por Él fueron hechas, y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y aquel Verbo fue hecho carne [Jesús], y habitó entre nosotros (y vimos Su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.  Juan 1:1-4,14

*

Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.  Jesús en Juan 8:12

*

Si vosotros permaneciereis en Mi Palabra, […] conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.  Jesús en Juan 8:31,32

*

Nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina.  2 Pedro 1:4

*

Nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.  2 Corintios 3:18

Más en esta categoría: « Reposar en Jesús Silencio »

Copyright 2017 © Activated. Todos los derechos reservados.